Hoy llevaba a mi hija al colegio y cuando íbamos camino al mismo me decía que el lunes era su día preferido. Razones; había comida especial en el comedor, era el día de hacer física, y era el día de ver nuevamente a su maestra y los niños del cole con los que juega durante la semana. El lunes, un día que no gusta al trabajador promedio, pues empieza la semana laboral nuevamente. Pero viendo la felicidad de mi hija por iniciar su semana de «trabajo», me surgió una pregunta,. ¿será que cuando El Creador trabaja también es feliz? Si tuviera que responder esta pregunta, yo diría que sí, porque nos ama y todas las cosas que hace y permite nos ayudan a bien (Romanos 8:28); sabiendo que todo lo que Dios hace es bueno (Génesis 1:31, 1 Timoteo 4:4) y es por amor a nosotros.

Dios se deleita en su creación

Y es que Dios se deleita en su creación, recordemos como en 7 ocasiones en el capítulo 1 de Génesis (versículos 4, 10, 12, 18, 21, 25, 31) admiraba como todo lo que había creado era bueno. Viendo la prédica de nuestro hermano Bengi del día de ayer (La pueden ver haciendo click aquí), comprendí que el desorden y las situaciones actuales de este mundo no tienen otra explicación que nuestra mala administración de lo que Dios nos dio. Algo que estaba desordenado y vacío (Génesis 1:2) Dios lo ordenó y llenó de cosas buenas. Pero nuestra tendencia con la caída de Adán es a volver a dejar la tierra desordenada y vacía; por ello el Señor sigue trabajando aún por amor a nosotros. Creador trabaja

El Creador sigue trabajando

Sabemos que Dios se nos reveló de manera general a través de la creación (Salmos 19:1-6, Romanos 1:18-21), pero también lo hizo de manera específica a través de Jesucristo (Juan 1:14-18, Juan 14:6-9, Hebreos 1:1-3), y esta última manera en que lo hizo es para que seamos seguidores de Él, es decir para que busquemos parecernos cada vez más a Cristo como nos exhorta el apóstol Pablo en 1 Corintios 11:1, el cual nos dice que seamos imitadores de él como lo es de Cristo. El Creador sigue trabajando y eso lo sabía Jesucristo (Juan 5:17) por ende el ser seguidores de Cristo lo cual es el significado de ser Cristianos, nos lleva a trabajar para el Señor con sumo gozo. Creador trabaja

Trabajar es una bendición

Veamos la oportunidad de trabajar o servir al Señor como una bendición; hermanos trabajar es una bendición, servir a nuestro Dios es una bendición. Hacer la voluntad del Padre es amarle (Juan 14:21) y el que ama al Padre permanece para siempre (1 Juan 2:17). Si esto no es una bendición entonces tenemos el concepto de bendición equivocado, no hay bendición más grande que tener una relación con Dios y eso implica hacer su voluntad.

Predicar el evangelio

En Marcos 16:15 nos deja el mandato de ir por el mundo y predicar el evangelio. Pero no todo queda ahí, ya que no solo es predicar el evangelio sino también hacer discípulos como lo dice Mateo 28:19-20. Predicar el Evangelio es un mandato, no es una sugerencia, recordemos que Jesús dijo en Juan 14:15: “Si me amáis, guardad mis mandamientos;”. Debemos trabajar a la imagen de Dios, debemos hacer lo que Jesús hacía, el servía a las personas, no las usaba. Debemos avanzar en su obra de la manera correcta, y la manera correcta es a la manera de Dios, amándonos y glorificando a Dios en todo lo que hacemos.

Llamados a trabajar

Como iglesia estamos llamados a trabajar juntos, con un sentido de amor y esfuerzo por la obra del Señor. Como cristianos debemos rendir frutos, y usar lo que Dios nos ha dado para su obra, usar nuestras capacidades y dones para el Señor es una manera de ser buenos administradores de dichas capacidades y dones. Es momento que nos involucremos en algo que tendrá resultados más allá del Sol, todo lo que tiene que ver con la obra del Señor redundará en bendiciones a nivel eternidad y es a eso a lo que debemos apuntar. Creador trabaja

Ser parte de la iglesia de Dios, de la iglesia que sigue a Cristo por amor, debe llevarnos a trabajar de la mano con el Creador y eso debe hacernos sentir llenos de gozo, a pesar de las dificultades. ¿Ves el llamado a trabajar o servir a Dios como una carga o como un privilegio? ¿Te gozas trabajando para el Señor?

Ten presente lo dicho por aquel que nos exhorta a ser imitadores de él, como lo fue de Cristo, el cual dice en 2 Corintios 4: 15-18: “Porque todas estas cosas padecemos por amor a vosotros, para que abundando la gracia por medio de muchos, la acción de gracias sobreabunde para gloria de Dios. Por tanto, no desmayamos; antes aunque este nuestro hombre exterior se va desgastando, el interior no obstante se renueva de día en día. Porque esta leve tribulación momentánea produce en nosotros un cada vez más excelente y eterno peso de gloria; no mirando nosotros las cosas que se ven, sino las que no se ven; pues las cosas que se ven son temporales, pero las que no se ven son eternas.

Le pido a Dios te de mucha sabiduría y valentía para pelear la buena batalla y acabar la carrera (2 Timoteo 4:7) glorificando a Dios en el trabajo del que nos manda a ser parte. Dios te Bendiga!

3 Comentarios

  1. Giovanna

    Me encantó!! Me ha recordado y animado a seguir sirviendo y hacerlo con gozo, no verlo solo como servicio u obligación… sino como una bendición y un privilegio! Gracias.
    Y Grecia es un ejemplo! Espero el día en que pueda decir que el lunes es mi día favorito!! Jajajaja

    Responder
    • Emilio

      Gloria a Dios por su palabra, la cual siempre nos exhorta y guía.
      En cuanto a Grecia, un ejemplo Jajajajaja.. De verdad que si. Una razón más para ser como niños.

      Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Emilio

Emilio

Redactor

Emilio Pérez, Sirve en el Ministerio de Evangelización y el Ministerio de Media de ILaCuesta, Estudiante de SEFOVAN, Casado con Jesika, Padre de una Maravillosa niña, Ingeniero en Informática, Licenciado en Educación Mención Computación, Amante de la Cristología y de la Apologética. Predica Juan 3:16

La niña perdida: ¿Dios siente dolor?

En esta ocasión, aprovecharé una paráfrasis de la analogía del texto de Ezequiel 16, para explicar si Dios puede sentir dolor y motivarnos a una vida que le agrade a Él y nos ayude a nosotros. Puedes ver este vídeo y/o leer el texto a continuación....

Share This
Abrir chat