Crecimiento Espiritual

3 Doy gracias a mi Dios siempre que me acuerdo de vosotros, 4 siempre en todas mis oraciones rogando con gozo por todos vosotros, 5 por vuestra comunión en el evangelio, desde el primer día hasta ahora; 6 estando persuadido de esto, que el que comenzó en vosotros la buena obra, la perfeccionará hasta el día de Jesucristo; 7 como me es justo sentir esto de todos vosotros, por cuanto os tengo en el corazón; y en mis prisiones, y en la defensa y confirmación del evangelio, todos vosotros sois participantes conmigo de la gracia. Filipenses 1:3-7

Crecimiento Espiritual

Dios está preocupado por cada uno de nosotros, la cosa que más le preocupa es nuestro crecimiento espiritual. Él desea que seamos más como Cristo, transformados más y más a la imagen de Cristo. No importa qué es lo que estas haciendo para el Señor, no importa que tipo de trabajo realizas, o bien si estás en el paro desesperado. Tu crecimiento y tu impacto para el crecimiento de otros es lo que sí importa. Este debería ser el tema que nos ocupe todo el tiempo, que nos inunde en nuestra mente diariamente.

Dios no quiere que estemos alrededor de actividades religiosas sino que hagamos el deber más importante de ser creyentes, que seamos cristianos. Los cristianos cambian…porque Él quiere que seamos como su Hijo; en nuestro carácter, conducta, actitud.

Las decisiones que nosotros hagamos nos ayudarán a cambiar porque nosotros estamos siendo influenciados por su Palabra y por su Espíritu para que seamos diferentes tipos de personas.

Si eres un padre…tu sabes lo que es ver a tu hijo crecer, tomando decisiones, y tu quieres que utilice todo el potencial que hay en él, por eso te sacrificas tanto. El potencial era poco cuando nació, pero a medida que crece va aumentando, y ahora que ha crecido en la vida y es un adulto tu deseas que sea responsable. Y te decepciona cuando vemos que los hijos son irresponsables, que hacen todo lo contrario que se le ha instruido.

De la misma forma Dios se decepciona cuando ve que sus hijos hacen (hacemos) lo contrario de su consejo. Y cuando dudan en su fe…por eso la biblia nos habla de diferentes niveles en nuestro caminar cristiano…hay bebes, y luego van madurando, pasando por las fases del crecimiento…en la parte espiritual es de igual forma. Habla de los jóvenes y de los padres. Dios desea que haya influencia en otros, al igual que nos pide que los padres lo hagamos con nuestros hijos. Así que, esto es un paralelo para nuestro crecimiento personal.

Quizás tú eres un niño espiritual en estos momentos, porque estás tomando decisiones espirituales que no son correctas. Si eres un joven te encuentras enfrente de los desafíos que trae Satanás, las tentaciones que quiere poner en medio de tu vida, para hacerte desviar…y lo hace en el mundo (tu mundo), y en la carne (tu carne). Esto lo hace para alejarnos de Dios, para que se corte el proceso de madurez en el que te encuentras.

Pero si pasas esta etapa inicial espiritual, entonces tú llegas a hacer un padre (padres), es decir, maduro en la fe, que se define de la siguiente manera: cuando tienes una influencia en otra persona.

Si tú no estas creciendo, si yo no estoy creciendo hoy por hoy…es decir, si no estamos madurando porque nuestras decisiones son opuestas a la fe que profesamos, no solo estamos perdiendo en esta vida sino que estamos perdiendo recompensa en la vida que nos espera con Cristo por toda la eternidad.

Si tú estás madurando, es decir, si estamos creciendo y llegamos a ser padres y madres (figura espiritual), ayudando a otros creyentes a madurar también. Entonces, estaremos ejerciendo un gran impacto en la historia de las vidas que están a nuestro alrededor, y esto tendrá un impacto en la eternidad y la biblia nos dice que seremos recompensados por eso, por creerle a Dios.

Piensa en esta iglesia de La Cuesta, la familia de la que eres parte, tus amigos, míralos y busca ser de influencia para que desarrollen un verdadero cristianismo, que maduren es el objetivo. Cuando la madurez espiritual llega a ser tu objetivo en la vida, y te conviertes en alguien que toma decisiones de acuerdo a la Palabra de Dios, entonces tu puedes esperar más de Dios en esta vida y en la eternidad.

Si no puedes venir a orar hoy como iglesia a las 20:00 horas, hazlo en casa, ora para que podamos ver más y más como somos dirigidos a vivir una vida que tiene una influencia eterna en otros.

*Se ha usado en este escrito como fuente el devocional de Tony Evans del 16 de julio, 2019.

0 comentarios

Trackbacks/Pingbacks

  1. Alimentando el espíritu. - iLaCuesta - […] enfocar nuestro tiempo y atención en Dios. Cuando además de esto oramos y leemos su palabra crecemos espiritualmente y…

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Share This
Abrir chat